Visitantes:

94320

Testimonio

Prologo


Durante toda la vida los seres humanos luchamos constantemente por exponer las situaciones que vivimos a diario. Nos encanta contarle a nuestra gente las buenas experiencias y las que nos hacen sentir gratos frente a ellos, incluso, las historias donde ganamos batallas son contadas siempre hasta en grado superlativo con tal de engrandecer nuestra imagen o, simplemente, quedar como un rey frente a los amigos o familiares...

Conozco a Abelardo desde hace trece años; tenía sólo unos meses de haber conocido a Dios en una relación personal cuando un día llegaron a mi casa un hombre abatido y destrozado acompañado de su esposa. Habían vivido la experiencia más espantosa que podría vivir cualquier ser humano y, sinceramente, desde mi punto de vista, se perfilaba como un camino sin retorno hacia la oscuridad.

Al leer este libro me doy cuenta una vez más del poder de Dios y de lo equivocado que pueden ser los diagnósticos humanos. La narración nos adentra en algo que es mucho más que una simple biografía, nos introduce en el corazón de un hombre que no busca ser el rey de la fiesta, ni contar una historia de proeza humana, sino describir en un lenguaje simple, la experiencia más grande de amor y perdón que alguien ha podido experimentar: El de una relación genuina con un Dios que estiró su mano y ensució sus vestiduras de Rey con drogas, alcohol, infidelidad y sangre para limpiar la vida de un hombre sumergido en la peor depresión y deshonra.

El libro exhorta e invita a tomar una decisión en la vida personal y a seguir, como ejemplo, una desgracia que hundiría a cualquiera y es un desafío a decir: "...Si alguien como él pudo, yo también..."

El día de hoy, Abelardo y Lalita pertenecen al equi- po ministerial de C.A.R.A., (Centro de Restauración y Ala- banza) iglesia que pastoreo y Abelardo es uno de los mi- nistros que levanta las manos de los que estamos abatidos y cansados. Es increíble el cambio tan radical que alguien puede vivir.

Este libro no es la historia de un hombre que cuenta sus experiencias para quedar como rey, es la experiencia del Rey que levanta al hombre abatido para quedar como lo que es y será...un REY.

Rodrigo Espinoza

Blog

Un cuerpo al diseño de Dios


Para tener una vida extraordinaria, hay 5 cosas básicas que debes aprender a hacer para cuidar de tu cuerpo, para una buena salud física: Meditar. Dios le dijo a Josué que meditara en la palabra de día y de noche, porque entonces haría prosperar su camino y todo le saldría bien. En Salmos dice que […]


Descansar en tu propósito


35 Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. 36 Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. 37 Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se […]


Pon en acción tus sueños


Hay un sinnúmero de ideas, de pensamientos que se meten en tu mente y en tu corazón, y achican tu deseo de aspirar, de soñar, de visualizar cosas grandes. Uno de los problemas son las circunstancias a tu alrededor. Cuando miras el contexto en que vives, haces conclusiones y análisis que detienen tu fe, tu […]


Conquista tu felicidad en Cristo


“6 Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. 7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni […]


Decide ser vulnerable


Todas tus decisiones tienen consecuencias. Y muchas veces, ves el efecto en el área de las finanzas. Los errores se pagan con dinero. Lamentablemente, ese es el sistema del mundo en que vivimos. En la Biblia, hay varias historias que tratan de verdades espirituales más poderosas, pero podemos usarlas como ejemplos de cómo podemos levantarnos […]


¿En dónde pones tu valor?


“5 Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. 6 Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.” Salmos 126:5-6 El proceso de siembra y cosecha, no siempre es uno de alegría y gozo. Al principio, puede ser de los momentos más duros, al […]