Visitantes:

47684

Testimonio

Prologo


Durante toda la vida los seres humanos luchamos constantemente por exponer las situaciones que vivimos a diario. Nos encanta contarle a nuestra gente las buenas experiencias y las que nos hacen sentir gratos frente a ellos, incluso, las historias donde ganamos batallas son contadas siempre hasta en grado superlativo con tal de engrandecer nuestra imagen o, simplemente, quedar como un rey frente a los amigos o familiares...

Conozco a Abelardo desde hace trece años; tenía sólo unos meses de haber conocido a Dios en una relación personal cuando un día llegaron a mi casa un hombre abatido y destrozado acompañado de su esposa. Habían vivido la experiencia más espantosa que podría vivir cualquier ser humano y, sinceramente, desde mi punto de vista, se perfilaba como un camino sin retorno hacia la oscuridad.

Al leer este libro me doy cuenta una vez más del poder de Dios y de lo equivocado que pueden ser los diagnósticos humanos. La narración nos adentra en algo que es mucho más que una simple biografía, nos introduce en el corazón de un hombre que no busca ser el rey de la fiesta, ni contar una historia de proeza humana, sino describir en un lenguaje simple, la experiencia más grande de amor y perdón que alguien ha podido experimentar: El de una relación genuina con un Dios que estiró su mano y ensució sus vestiduras de Rey con drogas, alcohol, infidelidad y sangre para limpiar la vida de un hombre sumergido en la peor depresión y deshonra.

El libro exhorta e invita a tomar una decisión en la vida personal y a seguir, como ejemplo, una desgracia que hundiría a cualquiera y es un desafío a decir: "...Si alguien como él pudo, yo también..."

El día de hoy, Abelardo y Lalita pertenecen al equi- po ministerial de C.A.R.A., (Centro de Restauración y Ala- banza) iglesia que pastoreo y Abelardo es uno de los mi- nistros que levanta las manos de los que estamos abatidos y cansados. Es increíble el cambio tan radical que alguien puede vivir.

Este libro no es la historia de un hombre que cuenta sus experiencias para quedar como rey, es la experiencia del Rey que levanta al hombre abatido para quedar como lo que es y será...un REY.

Rodrigo Espinoza

Blog

Amigo de vida.


Hay pensamientos incorrectos, que dan paso a emociones incorrectas; y tú tienes que identificarlos para poder corregirlos. Nunca más te compares con nadie desde tus debilidades; si te vas a comparar, que sea debilidad con debilidad, y fortaleza con fortaleza. Tampoco pienses que un día vas a dejar de luchar; después de cada lucha, descansa […]


El lenguaje de tus sueños.


Palabras no es lo mismo que lenguaje. Para que haya lenguaje, parte del lenguaje son las palabras, pero no lo es todo, porque está el lenguaje corporal. Palabra no es lenguaje. Tú puedes tener palabras correctas, y si no hay una interpretación de esa palabra porque el lenguaje es diferente, no nos comunicamos. Te pueden […]


NO al encierro de tu espíritu.


Es curioso que todo esto que estamos viviendo sea precisamente en un tiempo de Pascua. La Pascua original no se vivió en un tiempo de cuarentena como tal, pero sí en uno de encierro. El Señor le pidió al pueblo de Israel que entrara en sus casas, que pusieran la sangre en el dintel de […]


Los amigos son luz.


Tú tienes que ser sabio en escoger aquellos que marcan tu corazón. La Biblia dice en Proverbios 18:24: El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo, y hay amigo más unido que un hermano. Hay amigos que están contigo en las buenas y en las malas, pero tú tienes que aprender a escogerlos. Proverbios […]


La vida en familia


Hay varias cosas por las que tú debes orar, o cosas que debes hacer para crear el ambiente propicio para que tu familia pueda ser influenciada para recibir al Señor como Salvador: Nada como la exposición de tus familiares a la Palabra. Muchas veces, no nos damos cuenta cómo fallamos nosotros en no aprovechar la […]


La creencia al paso de los años


El problema de muchos es que, sin darse cuenta, en su relación con Dios, en vez de crecer, por sus altas y bajas, se sienten cada vez más alejados de Dios. “Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de […]