Visitantes:

120116

Testimonio

Prologo


Durante toda la vida los seres humanos luchamos constantemente por exponer las situaciones que vivimos a diario. Nos encanta contarle a nuestra gente las buenas experiencias y las que nos hacen sentir gratos frente a ellos, incluso, las historias donde ganamos batallas son contadas siempre hasta en grado superlativo con tal de engrandecer nuestra imagen o, simplemente, quedar como un rey frente a los amigos o familiares...

Conozco a Abelardo desde hace trece años; tenía sólo unos meses de haber conocido a Dios en una relación personal cuando un día llegaron a mi casa un hombre abatido y destrozado acompañado de su esposa. Habían vivido la experiencia más espantosa que podría vivir cualquier ser humano y, sinceramente, desde mi punto de vista, se perfilaba como un camino sin retorno hacia la oscuridad.

Al leer este libro me doy cuenta una vez más del poder de Dios y de lo equivocado que pueden ser los diagnósticos humanos. La narración nos adentra en algo que es mucho más que una simple biografía, nos introduce en el corazón de un hombre que no busca ser el rey de la fiesta, ni contar una historia de proeza humana, sino describir en un lenguaje simple, la experiencia más grande de amor y perdón que alguien ha podido experimentar: El de una relación genuina con un Dios que estiró su mano y ensució sus vestiduras de Rey con drogas, alcohol, infidelidad y sangre para limpiar la vida de un hombre sumergido en la peor depresión y deshonra.

El libro exhorta e invita a tomar una decisión en la vida personal y a seguir, como ejemplo, una desgracia que hundiría a cualquiera y es un desafío a decir: "...Si alguien como él pudo, yo también..."

El día de hoy, Abelardo y Lalita pertenecen al equi- po ministerial de C.A.R.A., (Centro de Restauración y Ala- banza) iglesia que pastoreo y Abelardo es uno de los mi- nistros que levanta las manos de los que estamos abatidos y cansados. Es increíble el cambio tan radical que alguien puede vivir.

Este libro no es la historia de un hombre que cuenta sus experiencias para quedar como rey, es la experiencia del Rey que levanta al hombre abatido para quedar como lo que es y será...un REY.

Rodrigo Espinoza

Blog

¿Depender o suponer?


El proceso de la poda tiene varios resultados que están muy claros en Juan 15. Son resultado de la poda, de nosotros pasar por el proceso de Dios eliminar de nuestras vidas aquellas cosas que están en exceso. El Señor Jesucristo en esta parábola, de las primeras cosas que nos deja saber es que el […]


Dios es tu necesidad


En el corazón de muchos, sus necesidades son más fuertes que sus deseos. Sus pensamientos están guiados, dirigidos por lo que necesitan, en vez de las cosas que deberían desear y aspirar. Y lamentablemente, esto crea un déficit de fe que no les permite avanzar dentro del reino de Dios. Hay un momento en cada […]


Llénate de la paz de Dios


Hemos estado viendo diferentes encuentros de Dios con el hombre, comenzando con la historia de Abraham, y cómo aquella visita en realidad fue para Sara; ella tenía que escuchar lo que Abraham había escuchado de Dios, para ella poder creer. Así que Dios se apareció en aquella tienda, y Abraham fue sabio en recibir a […]


Dios lo cumplirá también en tu vida


Hay películas que nos muestran historias románticas del pasado que a todos nos hicieron vivir momentos bonitos, memorables; nos hicieron soñar con esas escenas. Y la gente, en particular los cristianos, no han entendido de qué trata la Biblia. No es un libro meramente de historia, aunque tiene historia; no es un libro de ciencia, […]


Es momento de recibir sus promesas


Los presidentes de Estados Unidos, por lo general, se hacen millonarios, luego de su retiro, dando charlas. Fácilmente, levantan cientos de miles de dólares por una charla de menos de una hora. Pero Jimmy Carter decidió dedicarse a dar clases en la escuela bíblica dominical de su iglesia. ¿Imaginas que tu clase bíblica te la […]


El fruto de un trabajo sucio


En Juan 15, Jesús claramente explica que el Padre es el labrador, Jesús es la vid verdadera, y nosotros somos los pámpanos. La actitud del Padre como labrador es ir, buscar fruto, recortar y podar esa viña para que lleve más fruto. Es un honor que Dios te pode porque la otra opción es que […]