Visitantes:

62188

Testimonio

Prologo


Durante toda la vida los seres humanos luchamos constantemente por exponer las situaciones que vivimos a diario. Nos encanta contarle a nuestra gente las buenas experiencias y las que nos hacen sentir gratos frente a ellos, incluso, las historias donde ganamos batallas son contadas siempre hasta en grado superlativo con tal de engrandecer nuestra imagen o, simplemente, quedar como un rey frente a los amigos o familiares...

Conozco a Abelardo desde hace trece años; tenía sólo unos meses de haber conocido a Dios en una relación personal cuando un día llegaron a mi casa un hombre abatido y destrozado acompañado de su esposa. Habían vivido la experiencia más espantosa que podría vivir cualquier ser humano y, sinceramente, desde mi punto de vista, se perfilaba como un camino sin retorno hacia la oscuridad.

Al leer este libro me doy cuenta una vez más del poder de Dios y de lo equivocado que pueden ser los diagnósticos humanos. La narración nos adentra en algo que es mucho más que una simple biografía, nos introduce en el corazón de un hombre que no busca ser el rey de la fiesta, ni contar una historia de proeza humana, sino describir en un lenguaje simple, la experiencia más grande de amor y perdón que alguien ha podido experimentar: El de una relación genuina con un Dios que estiró su mano y ensució sus vestiduras de Rey con drogas, alcohol, infidelidad y sangre para limpiar la vida de un hombre sumergido en la peor depresión y deshonra.

El libro exhorta e invita a tomar una decisión en la vida personal y a seguir, como ejemplo, una desgracia que hundiría a cualquiera y es un desafío a decir: "...Si alguien como él pudo, yo también..."

El día de hoy, Abelardo y Lalita pertenecen al equi- po ministerial de C.A.R.A., (Centro de Restauración y Ala- banza) iglesia que pastoreo y Abelardo es uno de los mi- nistros que levanta las manos de los que estamos abatidos y cansados. Es increíble el cambio tan radical que alguien puede vivir.

Este libro no es la historia de un hombre que cuenta sus experiencias para quedar como rey, es la experiencia del Rey que levanta al hombre abatido para quedar como lo que es y será...un REY.

Rodrigo Espinoza

Blog

Conocimiento=intimidad con Dios


Moisés removió la carpa y se separó con Dios, alejándose del pueblo que había encontrado adorando al becerro de oro. Dios le habla, le dice todo lo que va a hacer; y la segunda petición de Moisés fue: Quiero conocimiento, quiero conocer. Uno de los errores más grandes que a veces comete la iglesia, es […]


La intimidad de un intercesor


La intercesión puede ser parte de tu oración como también puede ser una oración en sí misma. Por lo general, cuando se habla de intercesores, se piensa en gente gritando, gente que está haciendo guerra, que está peleando en lo espiritual, gente que pasa su vida de rodillas; Y, aunque sí hay momentos de intercesión […]


Provisión más allá de tu visión


Cuando Jesús tomó los cinco panes y dos peces en su mano, todavía aquello no era suficiente para quince mil personas. El problema seguía igual, pero las palabras que dice Jesús, son unas que pocos dicen en una situación como esa: Bendigo esto que tengo en mis manos. ¿Cuántas palabras de bendición habrás dicho, versus […]


Una batalla no lleva al fracaso


Cuando tú eres obediente a Dios y te presentas delante de Él con lo mejor que tú tienes –que muchas veces es lo último que tú tienes –, Él se mueve a favor tuyo. Ese es el poder de la preciosa semilla, de creerle a Dios que Él va a hacer algo sobrenatural. “10 Entonces […]


¡Despierta tu relación con Dios!


Cuando Pedro negó al Maestro, el gallo cantó, tal como Jesús había dicho. Quizás tú llevas tiempo en los caminos del Señor, y necesitas el cantar del gallo. Pedro llevaba tiempo con Jesús; No era un cristiano de hoy, no se había convertido ayer; Llevaba tres años y medio con el Maestro. Sin embargo, esta […]


El arca, somos todos.


13 Y no trajo David el arca a su casa en la ciudad de David, sino que la llevó a casa de Obed-edom geteo. 14 Y el arca de Dios estuvo con la familia de Obed-edom, en su casa, tres meses; y bendijo Jehová la casa de Obed-edom, y todo lo que tenía.” 1 Crónicas […]